GALAXIA UP | UNIVERSO POPULAR AUDIOVISUAL

7 semanas de Constanza Figari

7 semanas es una película que aborda el controvertido tema del aborto, en la palestra el último tiempo debido al proyecto de despenalización que se discute actualmente en el Congreso, a través de la historia de Camila (Paulina Moreno), una joven estudiante de Danza que queda embarazada de su novio, Simón (Camilo Carmona). Pese a que todo el entorno familiar se ve  muy entusiasmado con la llegada del bebé, Camila no está tan segura de convertirse en madre, por lo que deberá enfrentarse a una compleja decisión.

Gran parte de la historia se basó en un caso que conmovió de forma particular a las realizadoras mientras realizaban el proceso de investigación y construcción del guión, escuchando el testimonio de varias mujeres con diferentes posturas sobre el tema.

La cinta, que dura 67 minutos, posee un lenguaje audiovisual basado en planos secuencia que persiguen el universo danzante de Camila, plasmado en inquietantes coreografías que la rodean, que entran en el complejo espiral de pensamientos que le trae la noticia del embarazo. Ella es una joven que disfruta lo que hace, contenta consigo mismo y la vida, con una relación cercana con su madre (Luz Croxatto), que la mima y la apoya incondicionalmente en todas sus decisiones, incluso en las más difíciles. Los diálogos, en general, se sostienen de manera orgánica, sencilla, con temas cotidianos y momentos divertidos, sobre todo de Simón, quien con ternura logra que la película no se vuelva tan densa.

A pesar de que la temática del aborto es compleja de tratar, la película indaga en el mundo que hay detrás y humaniza a las mujeres que viven esta situación, las que muchas veces son juzgadas por el yugo de una sociedad conservadora. Es una obra para ver entre amigas, con la pareja, para personas en contra y favor del aborto, que a momentos hace reír, pero sobre todo reflexionar sobre los derechos de la mujer en nuestro país.

Para ahondar sobre cómo fue el proceso de realización, Galaxia Up conversó con la directora del film, Constanza Figari, y su actriz principal, Paulina Moreno.

7 Semanas
C: Para nosotras el título representa dos cosas: la temática de la película y la bomba de tiempo que enfrentará la protagonista. Sentimos que eso podía resultar atractivo para un espectador difícil de convencer, sobre todo a la hora de ver cine chileno.7 Semanas busca llamar a reflexionar y dialogar sobre la interrupción del embarazo que se sale de las tres causales discutidas en el Congreso, desde la empatía y no desde el prejuicio o el discurso moralista que ha empañado tanto la discusión y de paso hiere a tantas mujeres que han estado en esa situación.
P: El mensaje principal para mí es la humanidad, lo complejo de lo humano en una situación en particular. Por eso hemos comentado mucho que la película no es un panfleto. Una crítica decía “no es una película gritona”, porque trabaja desde lo real, es una invitación a todos, incluso aquellos que tienen una opinión distinta, a ver la experiencia de una mujer en Chile que decide abortar por una causal que no está incluida dentro del proyecto de despenalización. Es bueno abrirse a otras opiniones, no todo es blanco o negro.

Camila 
P: La investigación para realizar el personaje duró meses. Desde que supe que quedé en el casting hasta que empezamos el rodaje, esos fueron como tres o cuatro meses. Durante ese tiempo trabajé entrenándome en Danza, entrevistando mujeres que pasaron por la experiencia del aborto, entrevistando mujeres que estudian el tema, trabajando con la directora, viendo películas, escribiendo un diario de vida de Camila, en reuniones con Luz y Camilo, pero sobre todo, hilando muy fino junto a Constanza la profundidad interna del mundo de Camila. Eso tomó mucho tiempo y trabajo. Lo más complejo de abarcar en el personaje fue el trabajo con las emociones, lograr sostener ese viaje interno durante todas las escenas teniendo siempre como objetivo ser lo más verdadera posible y también lo más respetuosa con las mujeres que han pasado por eso. Fue un gran desafío ser un protagónico presente en todas y cada una de las escenas, en ese sentido siento que en el proceso de 7 Semanas aprendí muchísimo.

El rodaje
P: El rodaje duró en total 1 mes y medio, todos los días, todo el día. Hubo días enteros en los que tenía que llorar, pasar por emociones fuertes, emociones que no había vivido, pero que vi en los testimonios de muchas mujeres que abrieron su corazón conmigo. Interpreté, entonces, desde ahí, dejándome poseer por ese otro ser humano que es tu personaje. Fue difícil separarme durante el rodaje de mi personaje y sus vivencias. Bajé unos kilos, me salieron canas, llegaba a la casa a veces muy sensible, llorando aún. En ese sentido, agradezco mucho haber tenido el equipo que tuve, desde mis compañeros actores hasta los eléctricos, fueron todos muy cariñosos. Hay muchas mujeres que no tienen esa red de apoyo que recibí como actriz, eso me apena y urge profundamente.

El estreno en Valdivia
C: Después de las dos funciones que tuvimos, pudimos notar que la gente salió dialogando e incluso discutiendo sobre las temáticas que trata la película, como la maternidad y el aborto, lo que responde al objetivo principal de nuestra película, genera reflexión. Además de esto, recibimos muchas críticas positivas y varias mujeres se nos acercaron para agradecernos por haber realizado 7 Semanas. Fue una experiencia muy bonita y gratificante. Por otro lado, tanto en el Festival de cine de Valdivia como en la avant premiere de la película, se me han acercado hombres, amigos, incluso mi pareja, interesados en discutir el rol del hombre en el tema del aborto. Es delicado el tema. En la mayoría de los casos que estudié las parejas no estaban presentes, pero hay casos, como el de Camila, en donde la pareja está presente, tiene una opinión y un deseo distinto que el de la mujer. En mi opinión, la decisión final es de la mujer, pero me gusta mucho que la película instale también este tema del hombre y su rol porque no deja de ser importante, hay que escucharlos, en lo posible conversar, discutir, es sano.

Circuito en salas nacionales
C: Llegamos al circuito nacional gracias a un trabajo intenso desde que comenzamos con el proyecto, porque siempre tuvimos la convicción de que nuestra película tenía que estar en salas, sobre todo por el tema que aborda. Por otro lado, gracias a la asesoría de 20th Century Fox, pudimos idear una campaña y tener un primer acercamiento a los exhibidores. Luego, la insistencia y la confianza que teníamos en nuestra película, nos permitió conseguir las seis salas comerciales en las que estamos hoy, además de tres salas alternativas, donde la relación es más horizontal y cercana, pero no menos difícil, porque en sus pocas pantallas recae toda la programación alternativa del cine chileno e internacional. Para que el cine chileno se mantenga en cartelera es importante la asistencia de público a las salas.

 

En el equipo técnico de esta película había un solo hombre, todo el resto eran mujeres.

Ficha Técnica

Dirección: Constanza Figari
Productora ejecutiva: Valentina Roblero
Jefe de producción: Nicolás Pradel
Asistente de Dirección y Guión: Evelyn Rivera
Fotografía y Guión: Constanza Tejo
Dirección de arte: María Jesús Tupper
Vestuarista: Javiera Ergas
Cámara y Montaje: Ignacia Matus


Realizadora cinematográfica egresada el 2013 de la Universidad Mayor con el documental “Maquina Oxidada”, que participó de la muestra en el nuevo Festival de la Habana en Cuba. Actualmente se encuentra en postproducción de su ópera prima: Pëlokelan, largometraje de ficción.

RELATED POST

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

INSTAGRAM
GALAXIA UP