GALAXIA UP | UNIVERSO POPULAR AUDIOVISUAL
READING

Carolina Astudillo, directora del documental ̶...

Carolina Astudillo, directora del documental “El Gran Vuelo”

El Gran Vuelo, es una película que pudo verse en FIDOCS y que además Carlos Flores, director del FIDOCS, presentó en el marco del Primer Seminario de Cine Documental FIDOCS/UDP realizado en la Biblioteca Nicanor Parra. Este seminario se desarrolló abierto al público general (con entrada gratuita), tanto para los días de proyección, como para los de reflexión sobre las mismas cintas, y una de las cosas destacadas de la instancia deviene del contacto con los mismos realizadores. Galaxia Up conversó con Carolina Astudillo, directora chilena radicada en Barcelona, quien nos contó sobre su trabajo en este documental y su experiencia en otras obras realizadas.

poster_elgranvuelo_palmares

La película de Carolina Astudillo destaca en el contexto del seminario por realizar una propuesta exploratoria sobre el imposible hecho de documentar la historia de los que no dejan rastro documental y rescatarlos vivencialmente en el año 20I5. “Hay muertos a los que nadie reivindica porque su memoria se pierde sin apenas dejar huella” versa el principio del film. En este caso, es la historia de Clara Pueyo, una militante del partido comunista que, en los primeros años de la España de Franco, consiguió evadirse de su condena a muerte, escapando de la prisión de Les Corts, en Barcelona, en el año 43, pero cuyo rastro se pierde a partir de entonces.

El Gran Vuelo es una reflexión sobre cómo se escribe la historia de los vencedores, y cómo recurrentemente se sigue olvidando a la mitad de la humanidad: las mujeres. Esta reflexión se hace más amplia aún, cuando nos permite analizar los mecanismos sobre los que seguimos construyendo su imagen, la de la mujer en las sociedades modernas, y no sólo desde el espacio público sino sobre todo desde nuestra mirada familiar y privada. Son todas formas de investigar a través de la imagen, lo que la imagen no quiere contar pero sobre la que se ha construido, y el vacío que sigue dejando y, en este sentido, Carolina Astudillo, soluciona la paradoja de una forma poética, a través de una apuesta por la experimentación del documental, y la profundización en la especificidad del cine documental respecto al resto de registros, “...entender el documental como una máquina que se piensa a si misma” escribía  Carlos Flores, en el prólogo a un reciente libro sobre cine documental en América Latina.

¿Cómo te acercaste a la idea de realizar El Gran Vuelo?

El año 2008 realicé el cortometraje “De monstruos y faldas”  y ahí conocí la historia de Clara, ya que su tío Albert Pueyo, aparece en el documental recordando las visitas a la Prisión de Mujeres de Les Corts en Barcelona. Desde un primer momento me pareció una historia fascinante, ya que abundaban las interrogantes y los vacíos. Clara escapó de la prisión en 1943 y desapareció para siempre sin dejar rastro ¿Qué fue lo que realmente ocurrió con ella? ¿Se exilió? ¿La mataron? ¿Pasó al anonimato? Un halo de misterio envolvía a la figura de Clara y la gente que la había conocido o no la recordaba bien o no quería hacerlo. Eso contribuyó a que quisiera saber más sobre ella.

En conjunto con el historiador Fernando Hernández Holgado, asesor histórico de ambos documentales, iniciamos una búsqueda y aunque conseguimos nuevos datos, no logramos averiguar nada sobre su paradero.

Lo que sí resultó revelador fueron sus cartas. Hay muchas: cartas a amigas, a militantes, cartas de amor. Todas escritas por ella, a mano, a máquina, todas bellas y singulares… que develan sus contradicciones, su mundo interior.

el-gran-vuelo_38

¿Qué materiales empleaste para contar el “vacío documental” dejado por la vida de Clara Pueyo y qué descubriste de ellos?

Tal como se dice en el documental, Clara desaparece, dejando cartas y unas pocas fotografías ¿Cómo contar su vida?  

Me encantan las fotografías y las películas familiares. Creo que de alguna manera pueden contar no sólo la historia privada, si no que también la historia con H mayúscula, ya que las diferencias sociales, políticas y de género quedan registradas. Si a eso se le suma que la mayoría de las familias que tenían cámara por esos años eran familias de la alta burguesía (los vencedores de la guerra), encontré interesante (tal como lo había hecho pero de una forma muy básica en “De monstruos y faldas”) hacer un contrapunto. Es decir, contar la historia de Clara con las pocas imágenes que se tenían de ella, pero también con otras. Eso sí, dejando claro el artificio desde un comienzo: señalando que si hay pocas imágenes se debe a que  ella nació en una familia obrera (que probáblemente no podía costear una cámara) y que por lo mismo sólo existen fotografías en estudios, callejeras  y  las tomadas en las ferias. De mayor fue militante y trabajó en clandestinidad, por lo que las fotos estaban prohibidas. La clase social y la militancia explican esa ausencia.

el gran vuelo_06.jpg

Cuando inicié la búsqueda de otras imágenes me centré en las mujeres. Así, me di cuenta de cómo esas diferencias antes mencionadas se hacían patentes al momento del encuadre. Ahí por ejemplo están todas estas mujeres filmadas, la mayor parte de las veces, por hombres seducidos que las reencuadran de una determinada manera o filman partes de sus cuerpos. Toda esta exaltación de la belleza femenina está en las películas caseras, o las sirvientas que aparecen fragmentadas, ya que no interesan más que por su labor.

Por otro lado imaginé que Clara podría haber sido como alguna de estas mujeres ¿Por qué no?

La película familiar tiene algo espectral.  No sólo por el blanco y negro, si no porque la mayoría de esas personas ya no están. Clara es una muerta que es invocada durante todo el documental y que logramos traer de vuelta. De ahí, ese comienzo con una sesión espiritista, en esas bellas imágenes que pertenecen a la familia de Manuel Monleón y que están rodadas en Colombia, donde él hizo la vida que no pudo hacer con Clara.

el gran vuelo_28.jpg

La idea de usar el documental como una forma de reflexión sobre la paradoja de lo que no puede nutrirse el documental es algo que ya planteaste en tu anterior obra Lo Indecible. ¿Qué era lo que te motivó en aquella ocasión y qué en el caso de El Gran Vuelo?

En el caso de “Lo indecible” fue pensar el tema de la representación del horror. El dilema, ya no es tanto como en el tema del Holocausto donde se discute si representar o no representar, sino más bien, en  cómo representarlo. Había leído experiencias de tortura y también hablado con personas torturadas y la reflexión siempre era la misma: “Sólo un superviviente sabe cómo es el infierno”. Por lo mismo hay que ser muy “justo” para representar esa experiencia en el cine. Con esta idea en la cabeza me encontré azarosamente con Gabriela, la protagonista de “Lo Indecible”. Ella fue muy generosa al contarme lo que había sucedido, pero también fue clara en que no detallaría ciertos temas, porque no tenía sentido.. yo no lograría entenderlo. Y así nació  el corto.

En el caso de “El gran vuelo” fue un tema práctico. No había más documentos, por lo que deberíamos usar lo que teníamos, otras imágenes y además hablaríamos de esa imposibilidad, de esa ausencia que recorre todo el docu.

el gran vuelo_02.jpg

¿De qué tradición documentalista te sientes deudora en este sentido?

No me siento deudora de una tradición documentalista.  Si tengo algunos referentes como Chris Marker, Chantal Akerman, Peter Forgacs y Agnès Varda.

¿Crees que existen carencias en el cine documental actual sobre memoria y mujeres? ¿Cuáles crees que son los desafíos para combatirlos?

No creo que existan carencias el cine documental sobre memoria y mujeres, porque se están haciendo muchas obras que rescatan estos temas.

Lo preocupante es que esos temas tengan que recuperarse y que hayan estado silenciados durante mucho tiempo por diversas razones, aunque en el fondo todo obedece a una misma causa: la historia oficial de aquellos años la han contado los vencedores.

Los desafíos son no olvidar, aunque suene obvio y de esta manera trabajar en la recuperación de las diferentes memorias. Digo diferentes memorias porque dentro de ella hay algunas que han eclipsado a otras.

Puedes ver este largometraje el 13 de noviembre, a las 19:00 horas en la Biblioteca Regional de Antofagasta.

¿Cuál crees tú que es el rol del documental en la actualidad, en la industria latinoamericana? 

Difícil pregunta ya que vivo fuera de Latinoamérica y lo que veo de la industria es lo que llega a España a las salas comerciales. También hay un cine menos industrial que se puede ver en los festivales.  La sensación que tengo es que  en Latinoamérica cada vez se están haciendo más películas, festivales, seminarios y que la gente se interesa por el tema documental. Algunos gobiernos han apoyado bastante el área a través de subvenciones, becas y ayudas.

El Gran Vuelo (20I4)  obtuvo la Biznaga de Plata como Mejor Documental en el Festival de Málaga. Cine Español; el Premio Feroz Puerta Oscura al Mejor Documental otorgado por la Asociación de Informadores Cinematográficos de España (AICE); los premios al Mejor Mediometraje Documental en Alcances. Cine Documental, a la Mejor Realizadora por la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA) y al Mejor Montaje en Sole Luna Doc Film Festival.

Carolina Astudillo (Santiago de Chile) es periodista y realizadora. Vive en Barcelona. Diplomada en Estudios de Cine por la Universidad Católica de Chile y Máster en Documental Creativo por la Universitat Autònoma de Barcelona.

Ha desarrollado su trabajo en la investigación histórica, la creación documental y la escritura, teniendo como punto de referencia a las mujeres y la memoria histórica.

Sus documentales De monstruos y faldas (2008), Lo indecible (2012) y El deseo de la civilización: Notas para El gran vuelo (2014) han sido premiados y se han exhibido en festivales como Mar del Plata, Jihlava International Documentary Film Festival, Festival de Málaga Cine Español  y Biárritz Amérique Latine.


Violeta Almenar Pertejo, nació en España en I978. Realizó estudios de Historia por la Universidad de Valencia especializándose en Historia Contemporánea, dictaduras, fuentes orales y cine. Ha compaginado su trabajo como profesora con la colaboración con varias páginas webs en que escribe sobre cine.

RELATED POST

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

INSTAGRAM
GALAXIA UP