GALAXIA UP | UNIVERSO POPULAR AUDIOVISUAL
READING

Isabel Orellana, programadora en el FICValdivia

Isabel Orellana, programadora en el FICValdivia

Isabel Orellana es  Realizadora de Cine y Televisión de la Universidad de Chile. Desde el año 2011 trabaja como programadora en el Festival Internacional de Cine de Valdivia donde selecciona películas para su competencia internacional, nacional e invitados. Además de esta importante labor, desde 2014 colabora en la agrupación latinoamericana CINEMA21 y  ha participado como jurado en el 28º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y Olhar do Cinema, Curitiba Int Film Festival 2015. Galaxia Up habló con ella, para saber qué es lo que se viene en la 22º versión del Festival Internacional de Cine de Valdivia y además, nos contó un poco cómo funciona la labor de curadora y a qué se debe enfrentar al momento de seleccionar películas.

¿Cuál es el principal criterio que utilizas al momento de seleccionar películas para FICV?

El FICV es un festival de cine que busca resaltar lo mejor del cine de autor contemporáneo, sea a través de cineastas consagrados o realizadores emergentes. Para las películas en competencia revisamos títulos del último año, que provienen de todos los rincones del mundo. Desde Estonia hasta Sudáfrica, de Guatemala a Rusia, etc. Hoy en día los espectadores tienen acceso a un sinfín de películas, sin embargo hay muchas que permanecen ocultas. Por lo mismo el criterio que intento seguir es de descubrir films originales, que nos muestren el mundo desde un visión particular a través de la búsqueda de un lenguaje cinematográfico propio. Esto siempre prima por sobre la relevancia de un tema o si el film ganó tal o cual premio. No buscamos films perfectos, sino que experimenten nuevas formas. También buscamos encontrar diversidad en nuestras propuestas. Films experimentales, documentales, de género, políticos, todos tienen cabida en el FICV y queremos defenderlos a través de nuestra programación.

En ese sentido este año un tema que me preocupó fuertemente fue la inequidad entre las películas dirigidas por hombres y las de mujeres dentro de la programación. La industria cinematográfica se ha caracterizado por ser muy desigual y eso se puede ver también en los festivales más importantes donde las películas dirigidas por mujeres sólo alcanzan un 20%, con suerte. En FICV no tenemos cuotas de paridad ni nada por el estilo, pero ese es claramente un lugar donde hay que avanzar hacia una mayor representación de voces en el cine. Si lo geográfico, lo político, lo económico, lo sexual es un criterio, entonces el género también puede y debe ser un factor a considerar.

¿ Qué cosas interesantes se vienen en esta versión del FICV?

En la Competencia Internacional tenemos películas que exploran la sexualidad adolescente de forma transgresora y feminista como es el film chileno de Roberto Doveris LAS PLANTAS, que se dará en premier mundial, o MATE-ME POR FAVOR  de la brasilera Anita Rocha da Silveira, también está EL MOVIMIENTO, que es un film de Benjamín Naishtat que utiliza muchos elementos del western para hacer una visión contemporánea de la creación del estado argentino. Hay un documental de la cineasta portuguesa Maureen Fazendeiro realizado con material de archivo. Sólo por dar algunos ejemplos de cómo el espectador que sigue la competencia puede hacerse una idea de las muchas formas en que se está abordando hoy el cine. Luego y como siempre, en Gala, el espectador se podrá deleitar con las últimas obras de cineastas como Weerasethakul, Hong Sang Soo, Iosseliani, entre otros.

Este año hemos ampliado tanto nuestra propuesta experimental como la de dedicada  a los géneros. Por una parte habrá un homenaje al destacado cineasta de vanguardia Stan Brakhage o la presencia de los últimos films de Bill Morrison o Peter Tcherkassky son muestra de aquello. Y al mismo tiempo, hay homenajes a Bruce Lee y la nueva sección Totalmente Erótico que se dará a medianoche.

No puedo dejar de destacar las obras de Alanis Obomsawin, Nathan Silver y Miguel Gomes, invitados de honor de éste año que han presentado sus últimas películas en festivales como Cannes, New York, Rotterdam. Son films únicos en su especie y que serán presentados por sus realizadores, quienes están experimentando continuamente con sus métodos y con el relato cinematográfico.

IMG_0004

¿Qué le dirías a los realizadores latinoamericanos que quieren postular a FICV? En qué deben pensar al momento de postular y cómo son las mejores postulaciones.

Les diría que no piensen tanto en la postulación al festival, sino en hacer la mejor obra cinematográfica posible. No hay nada que pueda mejorar o empeorar una postulación, puesto que lo que importa es la película en sí misma. Lo único, y muy importante, es enviar el film a tiempo. Hay productores o directores que esperan hasta el último minuto. Yo les diría que el mejor momento es durante Junio hasta mediados de Julio, cuando ya tenemos una idea de lo que viene este año y de lo que estamos buscando, pero aún no está todo confirmado en las competencias.

En Chile muy poco se conoce sobre la labor de curatoría y distribución. Los cineastas estudian en pos de ser realizadores. Cuéntanos un poco de la labor de programadora. 

Para programar FICV estoy constantemente viajando, leyendo, conociendo profesionales del cine, para poder encontrar nuevas propuestas. Se podría decir que un programador trabaja doblemente: por un lado es un curador, es decir, establece una línea editorial y una propuesta, tanto  en las secciones específicas como en Competencia, pero también es como una especie de radar de lo que está ocurriendo en el cine actual. No se trata del gusto personal de cada uno, sino de ser capaces de resaltar y defender películas, muchas veces frágiles, al seleccionarlas. De captar cuáles son los movimientos del cine que se están generando y darles la posibilidad a los valdivianos y asistentes del festival de ser parte de esa historia.

Para mí programar es pelear constantemente porque el criterio artístico sea el que prime en un festival. No las grandes estrellas, no lo más premiado, no los grandes temas. Sino aquello que va ocurriendo de forma lenta y pequeña en el mundo del arte cinematográfico y que es capaz de cambiar nuestra manera de percibir el mundo. Una buena película tiene ese poder.


Comunicadora Audiovisual de Universidad Mayor, con estudios en Dirección y Producción en la Universidad de Belgrano en Buenos Aires, y una especialización en el taller avanzado “El color en el proceso de Post-producción digital”, en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, Cuba. Directora de videoclips para We Are The Grand, MKRNI, Epicentro y Dead Christine. Actualmente se encuentra en la post-producción de su primer largometraje documental titulado “Mi norte es el sur”, así como en la edición de su primer libro del mismo nombre.

RELATED POST

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

INSTAGRAM
GALAXIA UP