GALAXIA UP | UNIVERSO POPULAR AUDIOVISUAL
READING

Everybody Wants Some!! de R. Linklater: escenas co...

Everybody Wants Some!! de R. Linklater: escenas cotidianas adolescentes

Lo último que vimos del director norteamericano Richard Linklater fue la bombástica Boyhood (2014). Uno de los campeones del cine independiente actual llevó su juego a lo más alto de Hollywood y, a pesar de no haber rescatado ninguno de los Óscar más importantes, salvo el de Patricia Arquette como Mejor Actriz Secundaria, el film puso al tejano en otra esfera cinematográfica.

Era de esperar que ni siquiera un éxito como el de Boyhood pudiese detener el flujo natural de la creatividad de Linklater, y que su obsesión por concretar un cine íntimo y a veces caprichoso, reflejado en películas tan diversas como Me and Orson Welles (2008), Bernie (2011), y Before Midnight (2013), pudiese devenir en una film tan atípico y personal como Everybody Wants Some!! (2016).

Concebida como la secuela espiritual del hit de culto Dazed and Confused (1993), la cinta continúa con la tradición del teen film norteamericano, ambientado en la transición del colegio a la universidad, con personajes corales y con la marca registrada de Linklater de contar una historia que transcurre en un lapso acotado de tiempo.

Cargada a la testosterona, Everybody Wants Some!! es un relato sobre un grupo de jóvenes que comienzan la universidad, pero más importante para ellos es su equipo de baseball. Todos están ahí por su talento deportivo y todo es competencia y camaradería al mismo tiempo. Entre los novatos, veteranos, machos alfa (más que el resto) e incluso los más sensibles e iluminados, no sólo existe competencia por un lugar en el equipo, sino por ser alguien dentro de este universo masculino creado a partir de las experiencias personales del propio Linklater.

Si se analiza con un ojo casual, la cinta podría parecer un paso en falso en la carrera del director de Austin. Ni la cinematografía ni la edición resaltan esta vez, haciendo el lado estético de la película olvidable. Sin embargo, el manejo de los personajes y, sobre todo, de los estereotipos representados aparece como un toque de maestría. Como siempre, los diálogos de Linklater se encargan de humanizar las relaciones, lo que sumado a la nostalgia característica de sus films, hacen que la cinta cobre vida.

Tal como Boyhood, Everybody Wants Some!! deja escenas cotidianas y memorables al mismo tiempo. La primera cita entre Jake y Beverly, su primer flechazo universitario, nos conecta a través de una austeridad que se extraña en otras cintas contemporáneas. Escenas como esta, cándidas y a la vez triviales, hacen patente la poca pretensión de Linklater frente a simbolismos e interpretaciones rebuscadas. Una vez más, el director apela a la fuerza de la historia y sus personajes para impactar al espectador.

Si bien Everybody Wants Some!! no llega a la altura de los clásicos que inspiran a Linklater, como American Graffiti y Fast Times at Ridgemont High, tiene un lugar bien puesto en la mitología creada por el director y, además, cobra su mérito en revitalizar el género del Teen film, a través de un retrato honesto, lejos de los cánones que Hollywood exige.


Licenciado en Letras Inglesas y Magíster en Comunicación Social y Educación de la Universidad Católica. De profesión profesor, donde he utilizado el cine como elemento central y motivador, he trabajado en Marketing y Comunicaciones, además de colaborar con sellos musicales y blogs de música independientes en Santiago. Amante del Cine y la cultura popular.

RELATED POST

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

INSTAGRAM
GALAXIA UP