GALAXIA UP | UNIVERSO POPULAR AUDIOVISUAL
READING

Fernando Lavanderos: “Siempre fue la idea ir...

Fernando Lavanderos: “Siempre fue la idea ir por un Norte más desconocido”

Fernando Lavanderos tiene un estilo propio. Su sello como director es perceptible en cada uno de sus largometrajes y eso es algo que pocos directores nacionales han logrado establecer con tanta claridad. La mezcla entre ficción y documental, el trabajo con actores que no son actores, los personajes secundarios excéntricos y únicos; un trabajo cuyo foco principal no es la pulcritud audiovisual, pero con una verdad que pocas veces se ve en la ficción. El director de Y las vacas vuelan (2004), Las cosas como son (2012) y el último estreno nacional, “Sin Norte” (2016), conversó con Galaxia Up sobre la arriesgada realización de su película y sobre lo que se viene a futuro.

El concepto de Sin Norte es bastante simple: un hombre decide emprender un viaje en búsqueda de una mujer. Una road movie por el norte de Chile. Algo que, a pesar de sonar genérico, nunca se había hecho en nuestra cinematografía . El protagonista de la historia es Esteban, interpretado por Koke Santa Ana, actor que se hizo conocido por el viral 42 preguntas sobre el Censo (producido por Woki Toki, uno de los canales chilenos más exitosos de YouTube) y que además participó en Gringolandia, una web serie que ahora está disponible en Netflix. Sobre Santana, Lavanderos relata que “aparte de ser un muy buen actor tiene una gran capacidad de improvisación y horizontalidad para llegar a las distintas personas con las que se puede topar. Esto último era fundamental, ya que necesitábamos a alguien con capacidad de adaptación en base a las distintas personas con las cuales se iba a topar el personaje”. La otra protagonista, Geraldine Neary, tuvo un camino más largo. El equipo de la película realizó numerosos castings para el personaje de Isabel, hasta que encontraron en ella “una cualidad de misterio e intensidad”.

Sin Norte destaca en varios aspectos, pero uno de los más realzables son sus paisajes. La historia comienza con Esteban en Santiago, quien luego emprende el viaje hacia el Norte de Chile, pasando por ciudades, pequeños pueblos y el desierto de Atacama, para terminar  cerca del límite con Bolivia. “Siempre fue la idea ir por un norte más desconocido. Es decir, no el norte turístico ni el de las grandes ciudades, ni la riqueza de las minas, sino que todas esas ciudades y localidades más escondidas, no visibles, como Mejillones, Chañaral, Tocopilla, Pisagua”, señala el director sobre el proceso de búsqueda de locaciones. Efectivamente eso se ve en la película, donde además se preocuparon de mostrar a los personajes que realmente habitan en esas localidades: sus costumbres, vestuarios y la decoración de sus entornos. Todo lo que se exhibe es verdadero.

La cinta se diferencia de otras películas nacionales, sobre todo, en su mezcla de ficción y documental. No es primera vez que Fernando Lavanderos integra a personajes y situaciones reales dentro de la ficción. Según el director, “esta idea de un personaje siguiendo a su ex pareja calzaba muy bien con hacer la mezcla ficción-documental, de tal forma que el personaje fuera siguiendo los vestigios que ella iba dejando en un entorno real, con personajes reales”.  En Sin Norte son muchos los personajes que pertenecían a las localidades donde transitaba el personaje, pero también muchas situaciones se dieron de forma natural. Una muestra de ello fue un accidente automovilístico que fue registrado espontáneamente y que terminó siendo parte de la trama del film: Cuando estábamos grabando una escena saliendo de Santiago, a Koke lo chocó por atrás un auto que adelantó por la derecha. Su jeep salió expulsado y se dio una vuelta sobre sí mismo. Fue muy intenso y peligroso, pero afortunadamente, gracias a la Virgen de Ayquina y de Andacollo, que nos acompañaron todo el viaje, no le pasó nada más que una fisura en la costilla. Después de que pasó el susto decidimos incorporar la escena a la película como un sueño, porque el viaje que hace Esteban es de introspección, de despojo, pero también podría mirarse como un viaje que camina por los límites de la muerte, en el sentido que él podría estar muerto, o ella podría estar muerta. Es como un momento en la vida en que te puede pasar cualquier cosa y, a la vez, podría no haber pasado nada. Todo es como un sueño en donde no sabes si realmente lo viviste o no. El choque aportaba en este sentido y también en poder mirarse a sí mismo como una potencial víctima de una catástrofe. La muerte lo acecha, lo persigue o lo seduce”.

El universo de personajes secundarios lo componen actores y personas de la vida real. La línea es tan delgada que no podemos discernir con seguridad quién representa a quién. El desafío más grande fue integrar a esas personas en escenas ficcionadas, es decir, dirigirlas. Lavanderos ocupó un método distinto para cada personaje, ya que “algunos tenían que actuar mucho y otros prácticamente no actuar, sino que ser ellos mismos. A los que actuaban más los conocimos en profundidad. Fui intentando soltarlos y por sobre todo que adquirieran una forma de relacionarse con los personajes. Más en profundidad con Geraldine, más en la desconfianza con Koke. Esa clave servía para que supieran por dónde caminar. En cambio, otros personajes, justamente, lo que no había que hacer era decirles cosas, sino más bien dejarlos. Ahí tenía que ver con técnicas documentales como elegir cuándo sacar la cámara y cómo. Todos los secundarios son personas que se interpretan a sí mismos, por tanto, hay mucha vida de ellos en la película y hay casos como el Yasna, la mujer de las manos pintadas, que es completamente ella, lo que se ve en la pantalla”. 

Ahora que la cinta se encuentra en cartelera en cines nacionales, Fernando Lavanderos no para. El director se encuentra escribiendo un guión junto al escritor Alejandro Zambra (Bonsai, Formas de Volver a Casa), titulado La hierba de los caminos, que transcurre en el balneario de Las Cruces durante el año 1990. La película será producida por Cinestación y será filmada a fines del 2018.

En Chile, Sin Norte ha recibido premios en los festivales de Viña del Mar (Premio de la crítica y del público), Valdivia (Premio del jurado) y en Quilpué (Mejor película, Mejor guión, Mejor montaje y Mejor actor por Koke Santa Ana). En tanto, en el Festival de Gramado (Brasil) fue reconocida con los galardones a Mejor Película Extranjera, Mejor Dirección y Mejor Fotografía.

Ficha Técnica
Dirección: Fernando Lavanderos
Guión: Elisa Eliash, Ernesto Ayala, Fernando Lavanderos
Elenco:Koke Santa Ana, Geraldine Neary
Producción ejecutiva: Luis Cifuentes
Producción: Luis Cifuentes, Francisca Urrutia
Dirección de fotografía: Andrés Garcés, Johnny León, Rodrigo del Castillo
Montaje: Rodrigo Saquel
Música: Sebastián Vergara


Cineasta Viñamarino, egresado de la Universidad del Desarrollo. Amante del cine de animación, sobre todo de Studio Ghibli. Sus mayores referentes son Yasujiro Ozu y Wes Anderson.

RELATED POST

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

INSTAGRAM
GALAXIA UP