GALAXIA UP | UNIVERSO POPULAR AUDIOVISUAL
READING

Valérie Massadian: “El cine para mi es una f...

Valérie Massadian: “El cine para mi es una forma de ser”

Valérie Massadian, es la directora de “Nana”, la Mejor Película en la Categoría Largometraje Internacional del pasado Festival de Cine de Valdivia 2011.  Nana, es la opera prima de esta autodidacta directora francesa de cine, quién tuvo que trabajar desde muy joven, sin poder estudiar una carrera profesional de cine, pero que a través de la fotografía como oficio, aprendió a enfrentarse al mundo, desarrollando también una fuerte visión en torno a la dirección de arte. Hoy conversamos con ella.

Los inicios

No realicé ningún estudio universitario, ni de cine ni de otra cosa. Tuve que trabajar desde muy joven, aunque desde temprano lo relacionado con las imágenes era lo que más me interesaba. Lo más asequible, económica y prácticamente hablando, era la fotografía. El cine tuvo desde el principio un lugar muy importante en mi vida, porque afectivamente me relacionaba con mi abuelo. Cuando niña no veía televisión, el único momento en que podía hacerlo era los domingos por la tarde sentada sobre las rodillas de mi abuelo. Veíamos “le Cinéma de Minuit”, donde me maravillaba frente a John Ford, Fritz Lang, Hitchkok, Murnau, Eisenstein, Tourneur, Chaplin…
Seguramente fue la transgresión de todos los domingos con respecto a la interdicción de ver televisión el resto de la semana, que lograba tenerme concentrada en las películas…
Con la fotografía, nunca expuse de forma impresa, pero siempre trabajé con presentaciones, montajes de mis fotos, con banda sonora. Como si se tratara de una premisa de una película, económica y solitaria.
De reuniones en reuniones, llegué al cine trabajando primero con un amigo, François Rotger. Nos conocíamos poco pero teníamos muchos puntos en común en la manera de hacer las cosas.
Para las primeras películas que realizamos, llegué a desarrollar diferentes cosas que no me eran familiares, la decoración, los trajes, accesorios. En fin, todo lo que iba a estar en el cuadro. Como las películas que realizábamos contaban con poco presupuesto, me encargaba sola de todas estas tareas, y con un asistente cuando el presupuesto lo permitía.
A partir de todas estas experiencias, aprendí lo que funcionaba y no el sistema de elaboración de las películas comunes. Encontraba la “máquina” muy pesada, incómoda y frustrante, tanto humanamente como artísticamente. Y la necesidad de hacer las cosas de otra manera creció tanto que empecé a hacer las cosas a mi manera.
(Der.) Bye Bye Blondie (2011) (centro) Mange, ceci est mon corps (2007) (Izq.) The Passenger (2005)
¿Qué representa el Cine en tu vida?
Es una forma de ser, en la vida y en el mundo. Y no hablo de una posición social, sino que del lugar que ocupamos frente al otro y frente al mundo, un lugar real.
La manera en que trabajé esta primera película, las cosas que impuse, ya sea la relación del tiempo, la exclusión en el área del trabajo, el guión preestablecido…nació de la necesidad personal de mostrar que la vida y el cine van de la mano.
¿Cómo describirías la película NANA? ¿Cuál ha sido la respuesta del público en el Festival de Cine de Valdivia y en el resto del mundo?

Describir NANA…No creo que sea yo quien deba definirlo, pero sí el publico. Creo que NANA es una película que se atreve con ciertas cosas, se burla de los parámetros establecidos de los documentales o de la ficción, reúsa a encasillarse. Es una película que siempre fue considerada para la pantalla grande del cine, ya que en el televisor o computador, se pierde mucho su sensibilidad y arquitectura.

Con Nana, quería intentar acercarme al mundo interior de la infancia, de la ligereza, de la ira, de la locura…
Kelyna Lecomte, la niña con la que trabajé, tenía cuatro años cuando rodamos la película. Cuatro años es la edad en la que surgen todas las preguntas, sobre la vida, la muerte… es una edad en la que aún somos como animales, en el buen sentido de la palabra. Eso era lo que me gustaba por sobre todo, esa animalidad, porque nos otorgaba mucha libertad.
El regreso a Valdivia fue muy impresionante, en cada proyección, la sala estaba repleta, y la gente se quedaba!!
Todas las preguntas que nos hacían, mucho más simples y directas que en Europa de hecho, estaban todas centradas sobre el trabajo, sobre el “cómo lo hicieron”. Porque creo que rara vez hemos visto a una niña en una película, como Kelyna actúa en este film. Gracias al cine, se convierte en un personaje, pero este personaje, su fuerza, nace de la personalidad de ella, de su naturaleza propia, que no limité, imponiéndole gestos que hacer o palabras que decir.
También me impresionó mucho en Valdivia que los espectadores fuesen tan jóvenes, me impresionó su infatuación y su amor por el cine. Conocía el Festival de Valdivia, su exigencia, su rigor y de sus elecciones del cine que defiende.
Cuando Nana fue invitada, ya estaba muy orgullosa de que Bruno Bettati, Raul Camargo y José Luis Torres Leiva les gustaba la película y querían defenderla. Recibir además el premio…el Pudú de Oro, fue maravilloso. ¡La prueba es que me sentía ridícula de lo emocionada que estaba arriba del escenario!

 

Agradecimientos especiales a Cris Aguiló por la traducción.
Escrito por Juan Pablo Faus

 


Comunicador audiovisual, productor y editor. Fundador del sitio web Galaxia Up.

RELATED POST

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

INSTAGRAM
GALAXIA UP