GALAXIA UP | UNIVERSO POPULAR AUDIOVISUAL
READING

Galaxia Sudaca: Oscar Hincapié: “Buscábamos ...

Galaxia Sudaca: Oscar Hincapié: “Buscábamos mostrar la realidad de un barrio y su lucha por buscar soluciones pacíficas a sus conflictos”

En la próxima función del Ciclo de Cine Galaxia Sudaca, este 8 de Julio, exhibiremos por primera vez en Chile, la cinta colombiana Petecuy. La película, es un experimento audiovisual, que busca asemejar la ficción a la documentación, mientras a la vez,  cuenta cómo un director de cine quiere hacer una película en Petecuy, uno de los barrios más peligrosos de la ciudad de Calí, Colombia. Petecuy, es “la película de la película”, la ficción del documental, la documentación de la hiperealidad, mostrando con humor e ironía, no sólo el retrato de Petecuy, sino también, las realidades de la realización audiovisual en Colombia, pudiendo asemejarse mucho a todo Latinoamérica. Su director, Oscar Hincapié, respondió exclusivamente desde Colombia, una entrevista para Galaxia Up.

Petecuy1

¿Dónde nace la idea de retratar Petecuy?

Estudié Comunicación Social y Periodismo en la Universidad Autónoma de Occidente en Cali, en ese entonces alternaba mis estudios trabajando en un noticiero local haciendo crónicas y reportajes. Un día me llegó la información que a un barrio del oriente de la ciudad, que presentaba unos altísimos indices de violencia debido a la disputa entre pandillas para controlar la venta de droga, había llegado un cura que había logrado un pacto de paz con los miembros de las pandillas, poniéndolos a trabajar en un proyecto que llamaron UBS (Unidades de Bienestar Social), carrocerías de buses que salieron de circulación y que fueron adaptadas como salón de clases, comedor comunitario, consultorio odontológico y sala de cine.

A mi me pareció un excelente tema para un reportaje, entonces me puse en contacto con el cura vía telefónica para que me diera una entrevista, el cura me dio una cita y me dijo que no entrara al barrio solo por que era un poco complicado, que cuando estuviera en el sector lo llamara y que él me enviaría a alguien a recogerme. Pasados unos minutos se venía acercando a mí una motocicleta conducida por una persona de mirada agreste que me preguntó si yo era el que venía a entrevistar al cura, le respondí que sí y me dijo que me montara en la moto con él. Eso me pareció un poco abrupto, sin embargo decidí correr el riesgo. Mientras íbamos entrando al barrio, el camino sin pavimentar se puso bastante irregular y tuve que aferrarme fuerte para no caerme, no tuve mas opción que abrazar al conductor de la moto. Percibí entonces dos cosas extrañas, la primera era una superficie dura que le cubría el pecho y la otra un elemento negro que tenia en la parte de atrás de la cintura, al preguntarle que eran respondió que lo primero era un chaleco antibalas pues había sufrido ya dos atentados y lo segundo era un revolver calibre 38, que cargaba listo para defenderse pues también habían intentado secuestrarlo hace poco. Ok, conteste yo y no atiné sino a preguntar si estábamos muy lejos para llegar hasta donde el cura y el conductor de la moto respondió, no nada, yo soy el cura. Quede mas frió que el revolver.

Llegamos a lomo de moto al barrio y me presentó a los miembros de las pandillas, entre ellos el líder, Gordo Alex. Le dije que me contara una anécdota que recordara con cariño y me contó que una vez robaron un banco y a la salida les robaron a ellos. Yo reía como loco.

Todo esto me pareció sencillamente cinematográfico y propuse que en vez de reportaje hiciéramos una película de ficción.

Vos haces películas de cine, me preguntaron, yo conteste que estaba empezando, pero no me dejaron ni terminar de contestar para preguntarme si yo era el que había hecho Transformers o Matrix, mi silencio genero gran desconfianza entre ellos. Les dije que nos lo tomáramos con calma (aunque por dentro fuera el que menos calma tenía).

Yo había sido critico acerca de esa tendencia monotemática de nuestro cine a retratar narcotráfico, pandillas, violencia etc, y quería tomar distancia de solo narrar una historia para mostrar nuestros problemas, quería tratar de narrar de manera distinta y proponiendo ademas posibles soluciones.

Propuse entonces, antes de hacer la película que hiciéramos unos talleres de lo que compone el 7 arte, con el fin de capacitar a las personas que tuvieran algún talento y que quisieran participar en la película. Mientras dictábamos los talleres, nos dimos cuenta que los indices de violencia bajaron considerablemente,  esto y además una película llamada 8 1/2 (Ocho y medio) de Federico Fellini, un director italiano que entra en una crisis creativa y no sabe qué película hacer y hace una película que narra la historia de un director de cine que entra en una crisis creativa y no sabe qué película hacer, me llevaron a construir este proyecto de resocializacion de jóvenes pandilleros a través del arte y del cual emanó este sancocho audiovisual que a ratos no sabe muy sabroso pero seguro los alimentará.

Petecuy2

¿Cómo te enfrentas al trabajo con No Actores?

Se dictaron clases de actuación, técnica vocal y expresión corporal que hicieron un papel resignificador hacia su vida.  Al ver que en Petecuy se aprende primero a bailar y a patear un balón que a caminar, se aprende primero a coquetear, a hacer bullying y a cantar las canciones de la radio antes que aprenderse las tablas del 5. Descubrimos que todos tenemos un artista dentro y que no es sino abrir los espacios y brindar las oportunidades para que los muchachos exploren y se valoren, y los valoren como piezas útiles en el desarrollo de su comunidad.

No hubo muchos inconvenientes a la hora de dirigir estos actores naturales, pues particularmente en el caso de Petecuy La Película, en su mayoría se estaban representando a si mismos y al momento de pedir una catarsis en alguna situación, lo que se generaba para ellos era una especie de mimesis del recuerdo de su propia experiencia

La película es, además de un híbrido entre documental y ficción, una cinta que se burla y critica las realidades del cine latinoamericano ¿Cómo ha sido tomado eso por el público? ¿Cuál era tu intención al generar esa critica?

Para ser honesto no tenía ninguna pretensión de este tipo, solo quería hacer un reportaje para mostrar el trabajo de resocialización de estos jóvenes liderados por el cura, sin embargo me fui involucrando con la comunidad y comprendí la poderosa herramienta de inclusión y desarrollo social que tenía la oportunidad de desarrollar.

Buscábamos hacer una película que mostrara la realidad de un barrio y su lucha por buscar soluciones pacificas a sus conflictos pero la vida es una tragicomedia y nos fue labrando el camino, no esperábamos hacer una película, no esperábamos que el protagonista fuera asesinado 2 veces, no esperábamos peleas en el set, ni tener que parar el rodaje por presupuesto, no esperábamos demorarnos 9 años haciéndola, pero tampoco esperábamos ser invitados a ginebra suiza por la ONU como experiencia exitosa de justicia restaurativa juvenil, ni nos imaginábamos llevar al Festival Internacional de Cine de Cartagena a 12 personas del barrio Petecuy que nunca habían montado en un avión ni conocían el mar y menos habían estado en una alfombra roja de un festival de cine siendo registrados, fotografiados, filmados y entrevistados en los medios de comunicación, al lado de grandes actores, productores y directores del cine y la televisión, ni que íbamos a imaginar que uno de nuestros actores iba a ser visto por unos productores rusos que lo contrataron y se lo llevaron para Moscú a hacer una película, donde conoció a una maquilladora, se enamoró, se caso con ella y ahora viven en Bogotá (y tienen un rusito). No imaginábamos nada de eso, pero eso fue lo que sucedió.

Es difícil responderte cómo ha sido la reacción del publico acerca de la película, pues creo que todos nos vemos muy influenciados por el proceso social que hay detrás, si bien es cierto que las mismas circunstancias hicieron que la película tuviera ese look, esa mezcla de realidades, de calidades y de tiempos (destiempos), parte ficción, parte documental, con rupturas drásticas en la continuidad, no justifica una buena parte de los errores cinematográficos que pueda tener.


Comunicadora Audiovisual de Universidad Mayor, con estudios en Dirección y Producción en la Universidad de Belgrano en Buenos Aires, y una especialización en el taller avanzado “El color en el proceso de Post-producción digital”, en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, Cuba. Directora de videoclips para We Are The Grand, MKRNI, Epicentro y Dead Christine. Actualmente se encuentra en la post-producción de su primer largometraje documental titulado “Mi norte es el sur”, así como en la edición de su primer libro del mismo nombre.

RELATED POST

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

INSTAGRAM
GALAXIA UP