GALAXIA UP | UNIVERSO POPULAR AUDIOVISUAL
READING

Héctor González de Cunco: “La fotografía es el len...

Héctor González de Cunco: “La fotografía es el lenguaje que me permite generar discursos visuales”.

Héctor González de Cunco, es un brillante y carismático fotógrafo provisto de un discurso crítico, honesto y reflexivo, al igual que su fotografía. Sin evasivas ni indirectas y dispuesto a desenmascarar cualquier discurso artificioso sobre la rigidez en la técnica fotográfica. Nos invita a observar, reflexionar y a crear un discurso fotográfico para “hacer” fotografías y no simplemente tomarlas. En cada palabra de Héctor, aparece la experiencia hecha poesía y el trabajo realizado con esfuerzo por más de 50 años. Leerlo y observar su trabajo, transforman a este hombre, en un profesional dotado de madurez y sabiduría. Galaxia Up conversó con Héctor, quien nos habló sobre su historia y rumbo fotográfico.

Hector Gonzalez de Cunco 6

No hay reglas para buenas fotografías, sólo hay buenas fotografías

Ansel Adams

Cuéntanos brevemente sobre tus inicios en la fotografía, ¿Cómo tu historia de vida marcó tu rumbo fotográfico?

Tuve una infancia solitaria, porque mi padre era un obrero ferroviario que nunca estaba en casa. Mi madre no me dejaba jugar en la calle y mis dos hermanos, mucho mayores que yo, no me tomaban en cuenta. Por eso, desde chico, me refugiaba en la lectura. En febrero de 1962, cayó en mis manos la revista Selecciones del Reader’s Digest, con un artículo sobre Ansel Adams. La foto “Salida de luna sobre Hernández, Nuevo México”, me impresionó tanto, que pensé: “Quiero ser fotógrafo”, pero tenía 12 años y ninguna posibilidad de concretar ese deseo, claro.

En el Instituto Claret, nuestro profesor de Ciencias Naturales, era un cura español, fotógrafo aficionado y todo un personaje: dicharachero, ingenioso y tan simpático, que tenía seducida a la muy provinciana “sociedad” de Temuco, que entonces contaba sólo 80.000 habitantes. Lo llamaban para bendecir las siembras, las cosechas y las camadas de chanchos recién paridos. Si construían una casa, santificaba los tijerales. Cuando instalaban teléfono, lo bendecía para que no trajera malas noticias. Si compraban un  refrigerador, para que siempre estuviese lleno. El cura quería hacer rentable su popularidad, pero necesitaba un ayudante que manejara la cámara mientras él oficiaba el evento. Hablamos, y empezó a vender el paquete completo: ceremonia con fotos. Por eso, siempre digo que comencé, antes de cumplir los 13 años, trabajándole a la BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones) Aunque el santo varón no era muy experto, revelábamos y ampliábamos, en blanco y negro. Hace poco, vi algunas de esas fotos y reconozco que dejaban mucho que desear. Algunas nos quedaban grises, otras demasiado contrastadas o con pelusas y rayas en el negativo. Pero, igual, el cura era capaz de vender cualquier cosa.


Llevo más de 54 años en el oficio y, creo que mi historia de vida y devenir fotográfico van de la mano, en una cadena de causa-efecto.

 

13/11/2008.- Don Juan Valeria comenzó como peón de fundo y ejerció de agricultor. Más tarde trabajó en los aserraderos que elaboraban la madera de los bosques nativos. Cuando se ya habían talado todos los bosques de la comarca se aventuró con los zapatos y aprendió de la única manera que él entiende: "haciendo y echando a perder"; comenta. Ahora; con más de 80 años de edad; don Juan aun no piensa retirarse y trabaja frente al espejo "para no sentirse tan solo", dice. Este reportaje se titula "Araucanía Profunda" porque desde 2008 vengo retratando la vida cotidiana; el paisaje y la gente de la región de La Araucanía; con especial atención en las tradiciones; usos; oficios y elementos materiales/culturales que de a poco van desapareciendo. Es la región más pobre de Chile, con mayor porcentaje de población mapuche y también la que tiene el más alto índice de voto conservador.

¿Qué es para ti la fotografía? ¿Por qué o para qué fotografías?

Cada fotógrafo tiene su propia definición del concepto fotografía. Debo reconocer que cuando comenzaba, con el cura, nuestra única “motivación estética” eran las monedas por foto vendida. Pero la vida (y el oficio) me enseñaron que la materia prima de la fotografía son las ideas. Porque cada foto es reflexión, relato, registro y discurso. Un “todo” que elaboramos a partir de nuestra experiencia vital, ideología, gustos y fobias, nuestras dudas, placeres y angustias. Siento que la experiencia fotográfica es totalizadora, única e intransferible. Por eso, siempre hago fotos para mí mismo.


La fotografía me hizo descubrir y asumir una postura en la vida. Mi amante del “ojo de vidrio” me impulsó a “vagamundear” por todos lados. Durante 28 años (de 1976 al 2004), nos tocó vivir en EEUU, Francia, España, Italia y México.


Soy un simple foto-cronista, que va elaborando un testimonio crítico, del tiempo y el entorno donde me toca vivir, como un diario de vida. Mi trabajo es eminentemente político, porque vivo en una sociedad: con mis fotos la analizo y opino. Durante décadas, sólo hice fotos por encargo, para prensa, editores de tarjetas postales, arquitectura, teatro, discográficas, catálogos de moda, fotos de productos y retratos familiares pero, a fines del siglo pasado, superé los miedos y me lancé al abismo de la búsqueda personal y en eso sigo, chapoteando en la llamada foto “de autor”.

No me importa si la fotografía es arte, o no. Para mí, es el lenguaje que me permite generar discursos visuales. Con eso me basta.  Me concentro en hacer fotos y dejo que los demás las cataloguen, como quieran.

Sobre tu vida en el extranjero, ¿Cómo esta experiencia incidió en tu quehacer fotográfico?

Me abrió los ojos. Porque, en mi juventud no existía el internet y crecí sin conocer fotógrafos extranjeros, ni toda la cultura fotográfica que se desarrollaba en otras latitudes.

En 1976, cuando llegué a San Francisco, California, Chile estaba en la mira de todo el mundo. Mis amigos concertaron una cita y me llevaron hasta Carmel, donde el mismísimo Ansel Adams, autor de la foto que me cambió la vida, nos recibió en su casa. Confieso que entonces, yo era tan ignorante que ni sospechaba el sitial que tenía don Ansel, en la historia de la fotografía mundial. Cuando puso en mis manos una ampliación de “Salida de la luna sobre Hernández, Nuevo México”, de 50x60cms, me impresioné mucho. Cada copia valía cinco mil dólares. Cuando él murió, los precios se dispararon, hoy valen 65.000 dólares. Jamás voy a tener un original de esa foto. Ya estoy resignado.


En 1980, llegué a vivir en París y cuando descubrí la biblioteca del Centro George Pompidou, no podía creer que hubiese tantos libros y videos de Fotografía, ni tantos fotógrafos con obra tan diversa. Ahí descubrí que la fotografía no solo consiste en hacer fotos “bonitas”. Por otro lado, recién me di cuenta quien era don Ansel Adams. Pasaba días enteros, ojeando libros e intentando entender los documentales sobre fotógrafos y su obra. Recuerdo que el primer texto que traduje (con el diccionario en la mano) fue el comienzo de “Fotografía y sociedad” de Gisèle Freund.


Muchos años después, cuando la municipalidad de Paris abrió la Casa Europea de la Fotografía (1996) sufrí un empacho, porque tiene una videoteca y una biblioteca especializada. Con miles de títulos para consultar. Creo que nunca voy a lograr asimilar todo lo que vi y leí, pero ¿Cuándo vamos a tener algo así, aquí en Chile?

Hector Gonzalez de Cunco 1

¿Cuál ha sido el mayor desafío en tu vida como fotógrafo?

(Sobre)vivir de la fotografía. Al principio, en EEUU y en Francia, tuve que pintar muchas casas, fui ayudante de carpintero y no lavé montaña de platos, sino cordilleras enteras.

¿Cuál ha sido el proyecto que más satisfacciones te ha dado?

La vida me ha regalado muchos momentos privilegiados, como ejemplo, aquí cito solo cuatro.
1) Entre 1971 y 1973, con poco más de 20 años, fui uno de los fotógrafos de DICAP, la discográfica que editaba los discos de Quilapayún, Inti Illimani, Illapu, Ángel e Isabel Parra, Víctor Jara, Amerindios, Curacas, más el largo y rico etcétera de esa época. Yo hacía las fotos de los ensayos, los conciertos, las carpetas de prensa, documentaba los viajes y los festivales. Pero también barría los teatros, antes y después de los conciertos. Por otro lado, Vicente y Toño Larrea realizaban las fotos y el diseño de las carátulas. En esa época se vivía con intensidad, pero nadie estaba consciente de que era un momento histórico.

2) A comienzos de la Dictadura, tuve el privilegio de retratar el nacimiento y el desarrollo de los grupos musicales emergentes. Miguel Davagnino, locutor y gestor cultural, los apoyó con el programa “Canto Nuevo”, en Radio Chilena (de la iglesia católica) y así nació el nombre del movimiento. También estaban las peñas folclóricas que sobrevivían al borde la clandestinidad. Yo era uno más del lote. En 2006 dos jóvenes periodistas, Gabriela Bravo Chiappe y Cristián González Farfán, hicieron una investigación sobre las peñas y escribieron “Ecos de un tiempo subterráneo”, que ganó el primer lugar en el concurso “Escrituras de la Memoria”. Los propios cantores les entregaron sus retratos de “aquella” época, para ilustrar el libro (ed. LOM).


3) Mucho después, en 1991, cuando se recuperaba la democracia, don Juan Gabriel Valdés era el embajador Chile en España y don Roberto Durán el Comisario Adjunto del Pabellón de Chile en Expo Universal Sevilla 92. Como yo llevaba años viviendo en Europa y estaba inserto en ese medio periodístico, me designaron fotógrafo oficial. Así llegué a vivir en Andalucía.

4) Ahora mismo, Chile atraviesa un apagón cultural (que nadie quiere reconocer). Por desgracia, un alto porcentaje de los estudiantes universitarios chilenos no entiende lo que lee. El léxico del chileno promedio es mucho más pobre que en décadas pasadas, basta ver los documentales de Patricio Guzmán. Se perdió el hábito de la lectura, vivimos sumidos en la crispación y con agresividad latente. Hay frustración generalizada, pobreza en el lenguaje, en las ideas, etc. Este es el país que hemos construido entre todos, o hemos permitido que nos impongan tanta mierda, desde la Constitución al sistema neoliberal, pasando por la privatización de la educación, salud, previsión, las carreteras, el agua, etc.

Como siento que, si no hago algo, no tengo derecho a criticar, desde mi trinchera -la fotografía-, llevo años dando clases, charlas, cursos y talleres, en escuelas, colegios universidades, centros culturales, grupos fotográficos, etc. En distintos lugares del país. También hago workshop. En todas estas actividades, comienzo advirtiendo que no tengo nada que enseñar, pero asumo el papel de facilitador, ayudando a que la gente vaya descubriendo, por si sola, la riqueza del lenguaje fotográfico. Mis workshop son una inmersión en el tema fotográfico y duran dos días, completos. Los realizamos en una casa que es taller de artistas. Preparamos almuerzo para todos y cuando terminamos, a las siete de la tarde, hay vinito para ayudar a generar convivencia. En un trabajo de agitación fotográfica, muy, pero muy gratificante.  
Hector Gonzalez de Cunco 3

Sabemos que llevas años ligado a La Araucanía, ¿Cuál es tu opinión acerca de los acontecimientos que por años aquejan a La Araucanía y cuál  crees que es el rol del fotógrafo? ¿Qué opinas sobre lo ocurrido con el fotógrafo Felipe Durán?

Los problemas vienen de lejos. Porque, siempre nos han enseñado una falsa “historia” de Chile. Una mentira que sirve a los dueños del poder. Por eso, la mayoría de los chilenos, no tenemos real idea, de nada. Tampoco sabemos que el Estado expulsó a lo mapuches de SUS tierras, con violencia extrema.

Durante la mal llamada “Pacificación” de La Araucanía, el terrorismo de estado era sistemático. Hubo matanzas cruentas y muchas rucas quemadas, con toda la familia adentro. Después, el Estado trajo colonos extranjeros y les entregó tierras que “no eran del Estado”. Es un tema sin resolver, que ha ido envenenando la convivencia y el desarrollo de la región, si no ¿Por qué creen que La Araucanía es la región más pobre de Chile? ¿Por qué más de medio millón de mapuche ha tenido que irse del campo a vivir en el exilio de las ciudades? ¿Saben que solo en Santiago y Valparaíso reside la mitad de todos los mapuche que hay en Chile?

Ahora sufrimos el conflicto que genera el Estado chileno, las forestales y las hidroeléctricas, contra los mapuche. Por eso, recomiendo leer el “Recado Confidencial a los  Chilenos” de Elicura Chihuailaf, es un libro que lo explica todo.

El mejor ejemplo es que yo mismo crecí en Temuco, ignorando todo esto. Recién me comencé a informar cuando era adulto, gracias a historiadores como José Bengoa, Gabriel Salazar, Jorge Pinto, los textos de Elicura Chihuailaf, etc. Eso demuestra la eficacia deformadora de la educación chilena ¿Cómo vamos a entender lo que no sabemos?
 
La prisión de Felipe Durán, es otra demostración de la violencia que impone el Estado. Porque, los antecedentes que conozco me hacen pensar que pronto lo van a tener que soltar. Pero ¿Quién le devuelve el largo trozo de vida que le robaron? Recordemos que Elena Varela, mientras hacía un documental sobre los mapuche, cayó presa, acusada de terrorismo y asaltos a bancos. Pero, al final quedó en libertad, sin cargos.


Los fotógrafos que trabajamos en La Araucanía sabemos que se corren riesgos y frecuentes casos de violencia, si no, pregunten a los colegas Camilo Tapia, Fernando Lavoz, al camarógrafo Paulo Quintana y otros jóvenes fotógrafos, a los que han destrozado sus cámaras, sus archivos, los han gaseado o les han dado palizas. Y quiero cerrar el tema con una anécdota significativa. El jueves 27 de julio, se publicó la entrevista que hicieron a Felipe Duran, en la cárcel. La compartí en Facebook en seis grupos chilenos de Fotografía. En cinco grupos hubo apoyo masivo y ningún reclamo. Pero, en el sexto, dos personas reclamaron porque hablaba “de política” en una página de “fotos” y hubo debate. Un camarógrafo, que conoce personalmente a Felipe Duran, hizo un llamando a la cordura, argumentando que, mientras no se demuestre lo contrario, se trata de un fotógrafo preso por hacer fotos. Otras cuatro personas defendieron la pertinencia del tema, pero los administradores argumentaron que el reglamento interno prohíbe los debates “políticos” y me eliminaron la publicación. Adivinen de dónde son… Es un grupo de Temuco. Creo que la anécdota demuestra el nivel de sensibilidad, el espíritu solidario y la flexibilidad que podemos encontrar en La Araucanía.

Hector Gonzalez de Cunco 5¿Algún consejo para fotógrafos emergentes?


Creo que los fotógrafos emergentes ya tienen la película clara y están desarrollando sus proyectos y búsquedas estéticas. Sólo hay que darles tiempo. Yo no sirvo para dar “consejos”  y me limitaré a dejar algunas sugerencias, que pueden servir a los más novatos, aquellos que recién comienzan. Por ejemplo:

1) Ser observador voraz, pensar mucho y obturar poco (sólo cuando estemos convencidos)


2) Gracias a internet, podemos aprender la técnica, en los tutoriales. Pero lo que marca la diferencia entre una foto elocuente y un banal, es la reflexión previa al disparo. Y esa es una elaboración íntima.


3) Ojala nos demos el trabajo de cimentar una cultura visual (y fotográfica) mirando la obra de quienes han construido la historia de la fotografía universal, porque, aunque no nos demos cuenta, ayuda para ir definiendo una estética personal, para hacer nuestras propias fotos. Y no se trata de copiar, hablo de cultivar la mirada, entrenarla y nutrirla.

 

4) La fotografía no es un deporte, por lo tanto no tiene “reglas” ni reglamento, pero tampoco tiene límites, entonces, aprovechemos para ejercer la libertad creativa. Lo digo, porque uso redes sociales para difundir mi trabajo y paseando por los grupos chilenos, veo que predican unas supuestas “reglas” (el horizonte derecho, no cortar los pies y una manoseada regla de los tercios) como si existiesen moldes o recetas para hacer fotos potentes. Quiero dejar muy claro  que considero imprescindible saber de composición, pero en serio. Entonces, para comenzar, sugiero leer “Arte y percepción visual” de Rudolf Arnheim. Es una biblia respecto del tema y lo encuentran en internet en pdf.


5) Recordemos que la técnica es solo una herramienta y que lo importante son los contenidos, las ideas de fondo, el  discurso visual.


6) Nunca hagamos fotos para quedar bien con los demás. Creo que lo importante es mirar hacia adentro y ser honesto consigo mismo.


7) Siempre propongo que fotografiamos desde el coco y con las vísceras, para que la imagen refleje lo que somos, cómo miramos, lo que percibimos y que pensamos.

Más información: http://hectordecunco.blogspot.cl/ – http://cursosyworkshopdefotografia.blogspot.cl/


Conversación con Daniela Miller para la serie “Revelando historias” de Universidad Finis Terrae

 


Licenciada en Filosofía de la Universidad de Chile y Licenciada en Estética de la PUC. Fotógrafa interesada en fotografía urbana y arquitectura. Apasionada por la escritura analítica y teórica del arte, comienza a publicar sobre fotografía, artes visuales y cine en páginas web como Corte Irracional, Cine Tv & Más y Museo Internacional de Chile.
Además, es Instructora certificada en Hatha yoga en la Academia Chilena de Yoga y en Método Pilates Matwork en Centro Zen Pilates.
Colabora como editora en la sección de fotografía en Galaxia Up.

RELATED POST

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

INSTAGRAM
GALAXIA UP