GALAXIA UP | UNIVERSO POPULAR AUDIOVISUAL
READING

James Williamson, un tímido inicio de la narrativa...

James Williamson, un tímido inicio de la narrativa

Una de las dificultades técnicas que postergan el inicio del cine como forma de arte fue la incapacidad de crear una continuidad en las acciones por medio de planos sucesivos. Ante esto, llega el primer film capaz de romper esta barrera de los primeros años de experimentación: “Attack on a China Mission” en el año 1900 bajo la dirección del ingles James Williamson, uno de los pioneros cinematográficos en desarrollar una narrativa muy compleja para la época.
La película está basada sobre la rebelión del 1898 donde un hombre intenta defender a su mujer del ataque Chino frente a su gran casa entre espadas y pistolas. La creación de este film se realizó en un set montado en una casa abandonada, con un elenco de 20 actores que actuaban entre explosiones y tiroteos.
Attack on a Mission China, marcará en la historia del cine la búsqueda por hacer del montaje un elemento de narrativa para marcar el suspenso de estas primeras secuencias de aventuras, encontramos ya la incorporación de 4 tomas en escenarios distintos que narran un pequeño hecho y denotan la mirada del director en lo que realmente quiere destacar a través de las acciones, esta vez más libres que los actores pueden desarrollar. Ya la cámara comienza a dar sus primeros pasos.
Posteriormente, otro film que ejemplifica esta nueva forma de crear cine, es “Fire!” (1901) donde se marca toda la acción dramática de un incendio a través de dos planos alternados dentro y fuera de la casa incendiada, este film también pertenece a Williamson y será ya el que marque la identidad de la búsqueda de este director en la época.
Williamson, no sólo se conforma con crear estos cortes de montaje, sino en una nueva pieza llamada “The Big Swallow” (1901), crea un personaje que pasa de un plano general a un primerísimo primer plano hasta a través de un corte directo comerse, literalmente al camarógrafo que filmaba a la escena.
Finalmente, uno de sus films más claros en exponer su naciente narrativa es “Stop Thief!” (1901), que a través de 3 planos fijos, en 3 escenarios y junto a dos actores desarrollan una persecución de un ladrón hasta encontrarlo en una especie de barril. Y es aquí donde se aprecia una tibia forma de contar historias, incluso ya podemos hablar un poco de acciones de introducción, desarrollo y conclusión más allá de filmar un acontecimiento, ¿la búsqueda del cine como arte ya inicia su camino?

 


Comunicador audiovisual, productor y editor. Fundador del sitio web Galaxia Up.

RELATED POST

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

INSTAGRAM
GALAXIA UP