GALAXIA UP | UNIVERSO POPULAR AUDIOVISUAL
READING

Los desafíos y oportunidades de los cortometrajes ...

Los desafíos y oportunidades de los cortometrajes nacionales

Octubre se consolidó como el mes con mayor cantidad de estrenos nacionales en las salas de cine comerciales hasta ahora. Películas como Jesús, Princesita y El Pacto de Adriana han generado ruido a nivel internacional con importantes selecciones y reconocimientos en festivales de cine. El fenómeno de los largometrajes chilenos es ahora reconocido de forma más masiva. De lo que aún no se habla lo suficiente, es de los cortometrajes nacionales.

En Chile, hacer un cortometraje es visto como una antesala a la realización de un largometraje. En otro países, como España por ejemplo, hay cineastas que se dedican a la realización de cortos exclusivamente. Los “cortometrajistas” en Chile, parecieran ser más escasos.

La gran diferencia entre un corto y un largo, está en las posibilidades de distribución que tienen. El camino más clásico, es estrenar un cortometraje en festivales de cine, en un circuito que dure alrededor de un año, para luego ser liberado en alguna plataforma online.

Actualmente, es muy poco común que un corto nacional sea exhibido antes de un largometraje (como ocurre en otros países, o en otros géneros como la animación). Una excepción a esa regla ocurrió hace unas semanas, con el cortometraje Lady, exhibido justo antes del estreno de Días de Cleo (DCI Distribución). Sin embargo, la gran mayoría de los directores no tienen esa oportunidad.

Por otro lado, el nivel de producción de cortometrajes en Chile ha ido aumentando considerablemente con los años. Conseguir que un festival de cine seleccione un trabajo, es una tarea compleja. Algunos de los festivales más prestigiosos reciben miles de cortometrajes y sólo seleccionan unos cuantos. El mejor ejemplo es el Festival de Sundance, que el año 2016 recibió exactamente 8,061 cortometrajes. En la selección oficial sólo quedaron 60, es decir, el 0.74% del total de los postulantes. En Chile, guardando las proporciones, ocurre un fenómeno similar. El Festival de Cine de Viña del Mar recibió alrededor de 3,000 cortometrajes y seleccionaron 16 en su competencia latinoamericana, de los cuales sólo 5 eran de realizadores chilenos. Esto nos hace entender lo difícil que es lograr una selección oficial en un festival de cine. Es ahí donde comienzan a aparecer las nuevas formas de exhibición alternativa para cortometrajes nacionales.

Casa de Orates es el primer cortometraje de la directora Kristel Rudloff, que además es la protagonista, guionista, montajista y productora. Su cortometraje no formó parte de la selección oficial del Festival Internacional de Cine de Valdivia este año, pero eso no impidió que tuviera su espacio de exhibición paralelo.

“Hace un tiempo atrás fui parte de “Chacal Lab” (FICVIÑA). Fue ahí donde conocí a Javiera Ruiz, periodista del programa “La Comarca” de la radio UACH de Valdivia que me contó que estaban organizando un visionado alternativo durante la semana del festival de Valdivia y me invitaron a ser parte de esa linda experiencia” – Kristel Rudloff.

La muestra alternativa funcionó con el arriendo de un espacio de exhibición en Valdivia, para exhibir dos cortometrajes. Rudloff sabía que iba a ser un desafío convocar gente, ya que no participaron en la difusión asociada al festival. Pero hicieron el trabajo de imprimir afiches, entregar material promocional y generar un “boca a boca” desde el primer día que llegaron a la ciudad. Finalmente, llegó una cantidad considerable de gente a ver los cortos, y después hicieron un espacio de discusión.

A pesar de que el cortometraje tiene como elenco principalmente a amigos de la directora, Nicolás Durán (Bala Loca, Jesús) tuvo un papel importante en la película. Kristel comenta que él aportó en la dirección de actores, por su mayor experiencia, y que fue muy importante que ellos fueran amigos de antes, para generar la química que necesitaban sus personajes. Rudloff protagoniza su propio cortometraje, lo que trae muchas dificultades adicionales a las de ser directora, guionista, montajista y productora. En relación a esto, nos cuenta:

“Fue todo un desafío. Al ser un cortometraje que se acerca a lo coral debíamos coreografiar muy bien la escena antes de grabarla. Yo no podía mostrarme insegura, debía enfocarme en la dirección de los demás actores y confiar en lo que estaba haciendo. Creo que el mayor desafío apareció en montaje, ya que es difícil ser objetiva siendo directora y protagonista, y tomar decisiones que beneficien al resultado final del cortometraje alejándose de la experiencia personal” – Kristel Rudloff

El otro camino de indiscutible popularidad, es estrenar cortometrajes en plataformas online. Hoy en día, existen una cantidad considerable de posibles opciones. Ojocorto es una plataforma online que ya tiene varios años, donde cine nacional de todo tipo (ficción, documental, animación y experimental) era accesible a todo público. Hoy en día, se ha ido expandiendo y tiene una cuota mensual de $4.990 para el acceso a todo el material disponible.

Por otro lado, también existe hace poco una plataforma llamada Ondamedia. Este portal pertenece al Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), y permite a sus usuarios visualizar 8 producciones nacionales al mes, de forma gratuita. Como estas, existen algunas otras plataformas de suscripción, pero sin duda, una de las más masivas a nivel mundial es Youtube. A pesar de que su contenido es tremendamente amplio, muchos realizadores prefieren estrenar sus producciones en este medio, para llegar a un público más masivo y sin tener la complicación de una suscripción o cuenta de por medio.

Joaquín Campos es un estudiante de cine de la Universidad del Desarrollo, que con apenas 18 años, ha realizado varios cortometrajes que en su canal de Youtube acumulan 5.112 visitas. Sus cortometrajes son más bien acotados, de temáticas variadas, y demuestran que la experimentación puede tener buenos resultados. Su último cortometraje publicado en el canal, Los besos son para enamorados, aborda la temática de la soledad en la juventud y la prostitución.

Los Besos Son Para Enamorados, Joaquín Campos (2017) – Cortometraje

“Creo que Youtube es una plataforma con un verdadero feedback por parte de los usuarios, no es como el rating de la televisión donde solo vemos números de quien está visualizando que canal a qué hora. Acá tenemos la opción de dar me gusta o no me gusta, de justificarlo con un comentario y por supuesto, de compartirlo de una manera instantánea en las redes sociales” – Joaquín Campos.

Luego del premio Oscar que ganó el cortometraje de animación Historia de un Oso, pareciera que los medios y el público en general le ha puesto más atención a este formato. Hoy en día, la prensa cubre las selecciones y premios de cortometrajes, algo que no ocurría frecuentemente hace unos años. El diario online El Mostrador estrenó un espacio de difusión de cortometrajes llamado “Mostradoc”, donde además de liberarlo online, hacen una entrevista a sus realizadores. Por otro lado, Emol TV ha entrevistado a diversos realizadores jóvenes que estrenan sus primeros cortometrajes y para hablar sobre sus proyectos futuros.

Como estos, hay más medios que se han involucrado con el formato de cine más pequeño. Lo seguro, es que las posibilidades han ido creciendo, y el nivel de producción sigue aumentando año a año. Los cortometrajes en el Cine Chileno están disfrutando de un momento histórico en muchos sentidos. Esperamos que esto sólo se siga acrecentando.

Foto portada: Casa de Orates – Kristel Rudloff Parra 

RELATED POST

  1. Andrés Barrientos

    22 Noviembre

    Wtf! Torres Leiva tiene ya una trayectoria extensa en Ficción! Tanto en largometraje como cortometraje.

    • Juan Pablo Faus

      22 Noviembre

      Gracias por la aclaración, tu comentario y ese Wtf, somos humanos y nos equivocamos. Vamos a corregir esa info!

  2. Mención aparte el Festival Chileno Internacional del Cortometraje ( Fesancor) que tiene 25 años dedicado a la difusión del formato. Festival que en su últimas versiones apunta a la establecer vínculos entre cortometrajistas, de hecho, en la última versión se realizó el LabKinoRoom en colaboración con el Cine Colectivo Guanajuato de México. Se realizó en Valparaíso y varios de los participantes hoy viajan a México a vivir la experiencia de realización colaborativa de cortos. En Brasil se realizó recientemente un festival cuyo organizador conoció la experiencia de fesancor el año pasado y pudo levantar su propio festival en su país. En la medida que nos abrimos a experiencias colaborativas el cortometraje tendrá nuevos horizontes donde la creatividad no está limitada por la falta de recursos más bien potenciada por la entrega generosa de quienes participan asumiendo un nuevo paradigma de realización basado en una suerte de economía social de la creatividad, por llamarlo de algún modo. Saludos.

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

INSTAGRAM
GALAXIA UP