GALAXIA UP | UNIVERSO POPULAR AUDIOVISUAL
READING

Mala Junta: un nuevo clásico para el cine chileno

Mala Junta: un nuevo clásico para el cine chileno

Para muchos, el cine es principalmente una entretención. No hay nada de malo en esa idea, pero el cine también es una herramienta muy poderosa. El imaginario colectivo, por otro lado, es un término que refleja la influencia que tienen los medios de comunicación en cómo percibimos la representación de ciertas realidades. Muchas veces, nuestro conocimiento sobre esas realidades lejanas o ajenas está basado, principalmente, en lo que vemos en la televisión o en películas. Con cintas como Mala Junta, el poder que tiene el cine sobre el imaginario colectivo se vuelve fundamental.

Claudia Huaiquimilla tiene 30 años. Uno de sus grandes anhelos como comunicadora es rescatar sus raíces indígenas y además retratar la etapa de la adolescencia. En su primer largometraje, Mala Junta, decidió contar la historia de dos adolescentes muy distintos, que cultivan una amistad basada en lo que tienen en común: el dolor de la soledad. Uno de ellos “Tano”(Andrew Bargsted), es un problemático adolescente que por su reiterada mala conducta corre el riesgo de ser apartado de su familia y ser internado en el Sename. El otro personaje es “Cheo” (Eliseo Fernández), un niño mapuche que es víctima de bullying en su colegio. Al conocerse, ambos empiezan una amistad que los lleva a  comprenderse mejor como personas.

Eliseo Fernández (Cheo) y Sebastián Ayala

Rosa Ramírez y Andrew Bargsted (Tano)

La directora de Mala Junta decidió tener dos hombres jóvenes como protagonistas. Y aunque a veces se habla de la capacidad limitada de los realizadores en ponerse en zapatos ajenos, en este caso ocurre todo lo contrario. La construcción de los personajes es impecable. Los vamos conociendo por capas, descubriendo contradicciones y matices, logrando conectar con ellos a pesar de lo diferentes que son. La amistad entre ambos es orgánica y entendible. Más allá de los personajes, el guión refleja una madurez superior a la de una ópera prima.

Esta cinta es absolutamente necesaria. Retrata de forma sutil un conflicto tremendamente relevante en nuestro país, pero que frecuentemente es marginado de la prensa y los medios de comunicación. Por la forma en que está dibujada la narración, está claro que la directora ha vivido muchos de los procesos que se retratan y que, probablemente, le han afectado de forma personal. La conciencia frente al conflicto es evidente y, lo más importante, es que se muestra desde una perspectiva fresca, evitando transformarse en un panfleto.

El poder de Mala Junta trasciende su taquilla en salas o su participación en festivales. Es un retrato honesto y emotivo sobre un conflicto entre adolescentes, enmarcado dentro de una problemática social de larga data en Chile, que todos deberíamos conocer. Esta película debería transformarse en un nuevo clásico del cine chileno y ser exhibida en salas de clases y espacios culturales en los años venideros.

Francisco Pérez-Bannen y Andrew Bargsted

 

EN CARTELERA

Cine Arte Alameda (Alameda 139)

16.15 y 19.15 hrs.

Cineteca Nacional de Chile (Centro Cultural La Moneda)

20.30 hrs.

Además disponible en Salas Comerciales.


Cineasta Viñamarino, egresado de la Universidad del Desarrollo. Amante del cine de animación, sobre todo de Studio Ghibli. Sus mayores referentes son Yasujiro Ozu y Wes Anderson.

RELATED POST

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

INSTAGRAM
GALAXIA UP