GALAXIA UP | UNIVERSO POPULAR AUDIOVISUAL
READING

Red de Salas de Cine de Chile: rescatando la exper...

Red de Salas de Cine de Chile: rescatando la experiencia cinematográfica y formando audiencias

La experiencia cinematográfica ha sido parte de la historia desde su invención como espectáculo en 1895. Particularmente en Chile, el ritual de sentarnos en una sala y presenciar una obra audiovisual se ha ido perdiendo con el paso de los años, entre el costo de mantenimiento de las salas de cine, las nuevas plataformas de exhibición y el acceso inmediato que otorga Internet a un sinfín de cintas de todo el mundo. En este contexto se conforma la Red de Salas de Cine de Chile, un proyecto que contempla la alianza de diez salas de cine independiente a lo largo del país, con el objetivo de prevalecer la tradición, fomentar la creación de audiencias, apoyar la producción cinematográfica de Chile en su etapa de distribución y mejorar el acceso a contenidos de calidad, entre otros desafíos que presenta la exhibición de películas.

“Sigo creyendo que la sala de cine es el mejor espacio para ver películas”, Francisco Venegas, encargado de programación de la Cineteca Nacional de Chile.

La Red de Salas de Cine de Chile es un proyecto apoyado y financiado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, mediante su Programa de Intermediación Cultural. Sin embargo, esta idea rondaba ya hace algún tiempo entre los gestores de las salas: “Antes de que esta Red se pudiera concretar, nos habíamos reunido con otras salas de cine que tienen su núcleo en la exhibición. Nos reunimos con Cine Arte Alameda, Cine Arte Normandie, Cine Uc y el cine Pavilion. Trabajamos un tiempo, hubo ideas y proyectos  para lograr algún tipo de asociación. Siempre estuvo la inquietud y gente dispuesta, pero sin fondos era muy difícil llegar a realizarlo”, comenta el encargado de programación de la Cineteca Nacional.

Sobre el inicio del proyecto, Claudio Pereira, vocero de la Red de Salas de Cine de Chile y programador y fundador Teatro Condell Insomnia Alternativa de Cine de Valparaíso, señala que “todo partió naturalmente. Nos empezamos a conocer entre quienes estaban detrás de las salas independientes, pequeñas salas con distintas realidades en diez puntos del país. Esas realidades tenían cosas en común y al aliarnos comenzamos a fortalecer esta red y a visibilizar la existencia de estas salas”.  

Rodrigo Rojas, representante de la Sala Radical en Santiago agrega que, “la experiencia en la Red de Salas ha sido muy positiva, muy enriquecedora, como sala y como proyecto colectivo. Aunque ya llevaban un tiempo reuniéndose las salas, hace tres años nosotros nos involucramos también con el afán de organizarnos, pero era muy complejo, ya que, por ejemplo, no teníamos presupuesto para tener un equipo de coordinación”.

El trabajo colaborativo que están desarrollando en la Red les ha permitido unificar sus problemáticas e impulsar sus acciones como un bloque único que avanza en su fortalecimiento: “Lo más sorprendente de encontrarse con otras salas es que nos fuimos dando cuenta que al hacer una lista de necesidades todos tenemos problemas similares a toda escala, problemas que tienen que ver con la operación de la sala, la circulación de contenido, conseguir apoyo de otras entidades etc. La Red de Salas fue una organización que se dio de manera muy orgánica, era el paso siguiente que se debía dar”, añade Rojas de Sala Radical.

“El trabajo colaborativo es el camino para fortalecerse, para hacer rotar contenido, para dejar a un lado las competencias, los egos y las vanidades. Aunque seamos generaciones distintas, queremos aprovechar ese hecho y ponerlo en valor”, indica  Claudio Pereira, vocero de la Red de Salas de Cine de Chile.

La Red responde a una estructura que además quiere apoyar la des-centralización del campo audiovisual, pues según Pereira,“en Chile, estamos acostumbrados a que el quehacer audiovisual esté en el centro, en la capital, por lo tanto, la estructura orgánica que debíamos entender para esta organización no era un centro que se expande, sino que una red donde ponemos en valor a todos los puntos que la conforman y todas las salas con sus diversidades”.

Con mil butacas en total, la Red de Salas de Cine de Chile tiene un compromiso con las audiencias y su formación. Según detalla el vocero del proyecto, “hay salas de 30 a 200 butacas, no importa la cantidad ni la ubicación, importa el trabajo  de formación de espectadores, de mediación, un trabajo curatorial que hace cada sala de forma independiente con mucha creatividad. Por otro lado, nuestro interés es también cuidar la fragilidad de estos espacios, ya que son susceptibles y si desaparecen, como sucedió hace 30 años, se daña algo más profundo que solamente un lugar para ver películas, se pierde un lugar especial, un lugar en la memoria de la familia, un espacio para el ocio enriquecido, no solamente para consumir. Lo que sustentan estas salas es el público y ese es nuestro enfoque”.

“Con la Red de Salas nos hemos ido conociendo, nos hemos ido haciendo amigos, nos hemos ido apoyando aún sin ser parte de un gremio, nos hemos ido vinculando también por medio de la programación y todo eso era una necesidad que estaba desde antes y el fondo de intermediación ayuda a que podamos hacer acciones concretas, comprar películas, hacer talleres, etc”, menciona Francisco Venegas.

Según el ministro de Cultura, Ernesto Ottone, “la consolidación de una Red de Salas para el cine independiente nacional e internacional es un objetivo largamente anhelado por el sector audiovisual, que comienza a materializarse con el apoyo del CNCA a través de su Programa de Intermediación y como parte de una medida de la Política Nacional del Campo Audiovisual 2017-2022”.

“Para nosotros, como Sala K, ha sido muy importante involucrarnos en la Red de Salas, ya que llevamos un año constituidos como sala y que nos hayan considerado significa que hemos realizado un buen trabajo, hoy tenemos un equipo fiel y una programación constante”, indica Teresita Ugarte, productora general de esta sala.

Sobre los objetivos que se espera cumplir, Teresita agrega que“una de nuestras grandes metas como Red de Salas es estandarizar la calidad técnica de las salas y mejorar el sistema ‘taquilla’, que permita visualizar a las salas con más confiabilidad, tanto para Chile como para el extranjero, y que así quieran exhibir sus películas en nuestras salas. Por otro lado, fortalecer la formación de audiencias, por medio del énfasis en la programación. Cada sala debe saber cuál es su audiencia y traerla hacia sus funciones” .

“El trabajo colectivo que se realiza en la Red de Salas ayuda al trabajo individual que tiene que hacer cada sala y esperamos que se puedan ir resolviendo las tareas que se han planteado, para que de esta manera se apoye el consumo cinematográfico como una forma de conocimiento, una fuente de contenido y un espacio reflexivo y para poder discutir, un espacio muy importante dentro del desarrollo cultural del país”, añade Rodrigo Rojas.

El compromiso de la Red con la creación de audiencias es uno de sus principales intereses: “Todas las salas de la Red están exhibiendo películas nacionales y están llevando a los directores para generar un diálogo con los espectadores. Un formato que hace 10 años no existía, no sólo por la cantidad de películas producidas en el país, sino también por la calidad de las obras y las temáticas que está tocando la nueva generación de cineastas en forma profunda y no caricaturesca. Incluso el público que siempre ha sido subestimado hoy está demandando un diálogo con los creadores y esa demanda sustenta que existan estas salas de cine, no como centros comerciales, sino como un espacio de mediación. Todo esto es industria, todo es parte de la cadena productiva”, asegura Claudio Pereira.

Además de la Red de Salas de Cine de Chile, según Pereira también se está creando una Red de Festivales regionales de Chile,”entre el Festival de Cine de Viña del Mar, Festival de Cine de Lebu, Festival del Maule, Festival de Cine de la Patagonia, Festival Arica Nativa, Festival de Cine de Iquique, Festival Ojo de Pescado, Festival de Cine para Secundarios, que nos estamos constituyendo para armar una red en conjunto con la Red de Salas”.

Entre las actividades que desarrollará la Red, además destaca la realización de un estudio de caracterización de públicos de cada una de las salas, un plan de formación de audiencias con talleres y charlas, y el estreno conjunto de seis películas a lo largo del año. Paterson, último filme de Jim Jarmusch, fue el estreno inaugural del proyecto, siendo exhibida en las diez salas que son parte de la Red.

Las salas que componen la Red son:


Realizadora, Montajista, Productora, Locutora y Actriz de Doblaje. Se ha desarrollado en el área de la post-producción para publicidad, cine y televisión. Liderando equipos de profesionales de audiovisuales y periodistas.

RELATED POST

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

INSTAGRAM
GALAXIA UP